Fuegos artificiales de fin de año

por Greg Boscole

Era fin de año, el mundo se encontraba inundado de fiestas, desde la más suntuosa en los grandes palacios hasta la más simple y pura frente la chimenea de leña en los pequeños hogares.

A lo lejos se lograba escuchar a Chopin, Waltz en b menor, al compás de la música se llevaba a cabo un gran baile para celebrar este año nuevo junto con toda la alta sociedad de la región.

-Gregorio, que haces en un lugar como este habiendo organizado una velada tan magnífica como esta, ofenderás a tus invitados.-

-Lo sé padre.- Dirigí la mirada a este hombre mayor con uniforme militar, tenía tantas condecoraciones que parecía que sería cansado tener que portar todas ellas. -Ya casi es hora ¿No es así?-

El hombre mayor poso su mano sobre mi hombro izquierdo contestándome, -Así es, es momento de que volvamos.- habiendo dicho esto regresamos para dar la cuenta atrás.

 

Desde que hice los preparativos para la fiesta empecé a tener esta extraña sensación de que algo estaba mal. Sin embargo no me di cuenta hasta que la fiesta comenzó, los invitados eran los equivocados. Mientras la velada avanzaba lo único que lograba ver era aristócratas, mercaderes, gente de la alta sociedad y nobleza con sonrisas en sus rostros, otros se reían a carcajadas mientras derramaban vino sobre sus mesas.

Muchos mofándose de sus logros en el año agonizante y sus planes para el que nace de las cenizas del anterior.

Detrás de esas mascaras habían monstruos egoístas, todo esto vino a mí como una revelación, nunca lo había visto de esa manera.

Todo esto no satisface mi deseo de compañía en esta noche, me hacía sentir una cólera profunda casi provocándome echarlos de mi palacio. Pero se que soy como ellos, he tenido una vida llena de comodidades, nada me ha faltado nunca, he subido a la sima a cuestas de otros…

 

Todos dimos la cuenta atrás y al llegar a cero di la señal de encender la pirotecnia, a través de las ventanas del balcón que se encontraba detrás mío se dio en el cielo un espectáculo de luces de distintos colores y formas, todos quedaron maravillados por tal suceso, este solo duro unos 3 minutos.