Mente a Rienda Suelta

por Greg Boscole

Algunas veces desearía que al cerrar los ojos un momento y abrirlos, abrirlos unos minutos antes de morir.
Ver mi desgastado cuerpo, ver si hay alguien que sostendrá mi mano mientras se lamenta. O si estaré solo, tirado en la calle muriendo de frio, sin hogar y sin alma, con una mirada vacía, tan fría que congela los corazones de quienes cruzan su mirada con la mía.
Y entonces dejar este mundo.
Sin haber visto lo que hay entre estos dos eventos.
Nacer y Morir.
¿Qué es lo que se encuentra entre ellos?
La vida. Una sucesión incontable de estímulos, sensaciones y desesperación.
Pero la vida ya no tiene sentido para este mundo, crea vidas vertiginosas y luego estas mueren, solo viven el momento sin preocupaciones ni tristezas.
Pero es otro caso para nosotros, nosotros vivimos en otro mundo, uno más obscuro, uno lleno de dolor, de verdad, de desesperanza.
Unos creen que es su destino ser infeliz, pero la verdad es que solo intentan suavizar las consecuencias de sus actos intentando vivir como los del otro mundo.
Que estúpidos son…
Que estúpido soy…

Nihilismo, la verdad de este universo es nihilista.
Lo demás viene de sobra debido a nuestra naturaleza humana, siempre infantil, engreída.
Aun siendo esta la verdad no debería afectar nuestra vida, esta verdad nos hace libres de todo, de todo lo que limite nuestro ser, nuestra alma e imaginación.
Toda estructura creada por el ser humano en su historia carece de todo sentido, aún sigue vigente porque nosotros la sostenemos.
Hasta ahora me doy cuenta de que es necesaria la anarquía en estos tiempos de gran opresión ya que el hombre volviendo a un estado de caos podrá entonces reestructurar cada aspecto de su ser individual así como del colectivo.
Los que sigan las viejas costumbres de sus instintos reptiles habrá de perecer ya que estos son el cáncer de la humanidad.
Por el otro lado los que sigan la razón y los instintos humanos que como base tienen el amor habrán de ser los que dejen este planeta para inundar la galaxia con amor y sabiduría.
Solo pensar en tal posibilidad provoca en mí un ligero llanto de esperanza.
Pero de uno u otra forma esta esperanza solo dura unos minutos regresando a mi estado original de desesperación y soledad.
Así hemos de vivir nosotros los que profundizamos en la búsqueda de la verdad y la justicia, arrastrando de la humanidad, soportando el dolor por ella, esta es nuestra tarea.
Vaya tarea que nos ha sido dejada por los que vinieron antes de nuestra especie, tan sabios y tan crueles, pero esta es la naturaleza de la verdad y la vida, por lo tanto una verdad universal.
La verdad es bella y dura a la vez, sublime, dulce como una flor, dura como una roca que cae sobre nuestra cabeza desde lo alto.
¿Entonces sería correcto decir que la verdad es como una piedra preciosa?
Una piedra preciosa esculpida y pulida en forma de fractal áureo eterno, atemporal.
Entonces regreso a la cuestión del tiempo, ¿Qué es el tiempo? ¿Existe el tiempo? Por lo que he visto lo que existe es la acción, pero el tiempo solo es una derivación de este para poder darle sentido a lo que carece de sentido como lo es una actividad.
Entonces el tiempo es otra creación humana, como siempre el humano creando conceptos donde no los hay.

Dejemos todo esto hasta aquí.
Estoy de acuerdo.